Ventanas de PVC ¿Por qué elegirlas frente al resto?


Es quizás la pregunta que más se repite cuando nos planteamos una sustitución de ventanas en nuestra casa.

Cada material de construcción tiene unas características y prestaciones distintas, y unos costes de adquisición y mantenimiento distinto.

Ventanas de madera

Las ventanas de madera han dejado paso a las de PVC y las de aluminio. En este caso la madera goza de unas prestaciones térmicas muy altas. En su contra los altos costes de mantenimiento han hecho que cada vez se descarte más como opción.

 

Ventanas de Aluminio

Por otro lado tenemos las ventanas de aluminio. El aluminio es un metal y como característica principal es un conductor térmico. Ésto provoca que transmita la temperatura del exterior al interior de la vivienda. Así, cuando en el exterior hace frío la ventana está fría al tacto y sufre condensaciones en la parte interior debido a la diferencia de temperatura de nuestra calefacción.

Para evitar estos problemas de transmitancia, existen en el mercado los llamados perfiles de aluminio con rotura de puente térmico. El puente térmico es la conducción de frío-calor a través del material. Para “romperlo”, es decir, para hacer que no transmita tanto frío ni tanto calor, el perfil de aluminio se forma por dos piezas externas de aluminio unidas por una poliamida. Esta poliamida es un material plástico de alta resistencia, que interrumpe la transferencia de temperatura de fuera hacia dentro.

Una ventana de aluminio será tanto mejor como mayor sea esa rotura de puente térmico. Por tanto hay que tener muy claro que todos los perfiles con rotura de puente térmico no son iguales ya que dependen del espesor.

 

Ventanas de PVC

Finalmente encontramos las ventanas de PVC. Este material lleva aplicándose a ventanas desde hace más de 40 años por lo que ya existe suficiente trayectoria para tener datos de durabilidad y comportamiento a diferentes climas.

El PVC es un compuesto plástico con un contenido de casi el 60% de sal común en su composición. Es un material no conductor, lo que lo hace especialmente aislante y recomendable como materia prima de las ventanas. Incorpora dentro del perfil un refuerzo metálico tratado químicamente para evitar la corrosión a largo plazo. Además el refuerzo le confiere una gran resistencia ante posibles deformaciones.

Es un compuesto aislante altamente ecológico, ya que no emite gases contaminantes durante su fabricación, es autoextinguible al fuego y totalmente reciclable.

Las ventanas de PVC siguen un proceso de fabricación de juntas soldadas, por lo que el aire no puede penetrar por las esquinas. Otras características que posee es su gran resistencia al aire y estanqueidad al agua. Además evita problemas de corrosión en climas húmedos y salinos, y es apropiada tanto para climas muy calurosos como fríos.

Prueba del excepcional comportamiento y aislamiento del PVC es el crecimiento en las instalaciones de ventanas. En Europa más de un 55% de las ventanas que se instalan son de PVC, repartiéndose el resto en otros sistemas: aluminio, madera, mixtas…

Si elegimos cambiar las ventanas de nuestras viviendas por necesidades de aislamiento el PVC es la mejor opción por prestaciones, calidad y precio.

Nuestra recomendación para garantizar la mejor elección tanto para invierno como para verano, es sistema de apertura practicable oscilobatiente, con perfil de triple junta de PVC. Imprescindible elegir un vidrio con tratamientos térmicos apropiados a la orientación de la vivienda.

 

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos a mejorar: