El mantenimiento de los tejados: cúando y cómo


Claves para un correcto mantenimiento

 

Para el correcto mantenimiento de su tejado es recomendable llevar a cabo, al menos una revisión al año. De este modo se evitarán otros males mayores que acarrean costosos gastos de reparación. Por ejemplo, aparición de goteras, deterioro de la estructura de cubierta, grietas en muros y forjados, desprendimiento de materiales, atasco de canales, etc.

 

Mediante una inspección visual podemos observar si el tejado presenta tejas rotas o desplazadas. Reponerlas cuanto antes es fundamentas para evitar la aparición de goteras o grietas en la vivienda.

Es recomendable una limpieza periódica de canalones y cobijas de las tejas. Sobre todo en la época previa a las lluvias, especialmente si la zona de ubicación del tejado está poblada de árboles, cuyas hojas puedan obstruir el recorrido natural del agua. También en zonas con palomas, que producen unos problemas graves para el tejado por levantamiento de tejas y residuos fecales.

En tejados con orientación norte es normal la proliferación de musgo, hongos y plantas. El transporte de arena, restos de plantas y semillas por el aire y los pájaros, unida a la humedad propia de esta orientación pueden provocar vegetación. En este tipo de situaciones se recomienda especialmente que el montaje de la teja cerámica se realice en seco. En lugar de usar mortero usando fijaciones mecánicas en la teja y dejando una cámara de ventilación bajo la teja. Esta cámara permite la respiración natural de la teja cerámica, evitando que la humedad quede estancada y, por tanto, que las plantas puedan germinar.

Puntos críticos

Hay que prestar especial atención a los puntos críticos del tejado, como son las chimeneas y ventanas de tejado.

El remate de estos elementos debe tenerse en cuenta a la hora de la construcción y debe revisarse durante su mantenimiento. Es importante hacer una correcta desviación del agua de lluvia e impermeabilizar las zonas de mortero con productos antigoteras que tengan una gran elasticidad.

Siguiendo estas sencillas pautas podrá disfrutar de un tejado seguro y duradero. ¿Cúando fue la última vez que revisó el suyo?

 

¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos a mejorar:

Deja un comentario